Mejor, mujer

Para la paz, la sensibilidad, la fuerza de resistencia, la capacidad de amar; para conversar, para reír, sentir, soñar en futuro, cuidar de lo que tenemos, de lo que hemos conseguido. Para negociar, para experimentar, disfrutar de la belleza; para el sentido de lo que es justo, para la pasión, para el juego competitivo y no destructivo, para disfrutar del camino, para sentir que la vida se arropa en torno a cuidar y a cuidarse. Para frenar las rivalidades, para el sentido común del día a día, para hacer grandes los pequeños momentos. Para los momentos de intimidad, para reforzar con afecto, para marcarse objetivos, para soñar con los pies en el suelo, para la fertilidad que hace crecer los retoños, para el debate enriquecedor, para la paciencia con sentido, para el gusto estético por el placer de la belleza, para la armonía elegante y no distorsionada. Para los instantes precisos, para la inteligencia emocional, para cuidar del débil o del que lo merece, para animar al niño a superarse, para corregir sin violencia, para educar en valores humanos, para disfrutar del camino, para sentirse plena sin necesidades superfluas, para saber salir adelante contra las dificultades de todo orden, para liderar sin mandar, para corregir sin torturar, para estimular la mejora no competitiva, para despreciar la violencia y la agresividad. Para darnos cobijo, para amar con todos los sentidos, para organizar en medio del caos, para desarrollar programas de orden social, para defender los intereses colectivos, para dormir con un ojo abierto, para pensar en múltiples cosas al tiempo que hace otras tantas, para estar pendiente de los más mínimos detalles, para resolver problemas que son invisibles en apariencia, para amar la naturaleza preservando su identidad, para recoger lo que se ha sembrado. También para dibujar un futuro mejor cada día, para atender con cuidado y mesura a las personas necesitadas, para sonreír abiertamente, para la relación social atenta al más mínimo detalle, para percibir y saber ser percibida, para disfrutar intensamente del todo, del conjunto de la vida en su máxima expresión, para amar y ser amada, para compartir cuando hay un objetivo común, para la humildad emocional, para nadar y guardar la ropa, para las distancias cortas, para el estudio de esfuerzo y de capacidad de concentración, para las carreras de largo recorrido, para el afán de superación sin lucha. Para la búsqueda de la armonía, para gestionar tempestades (como han sabido hacer todas las gobernantas del mundo en esta crisis), para la ilusión por las cosas bien hechas (sin perfeccionismo), para la admiración, para sentir el mundo como un lugar de cobijo y sin fronteras, para no estar en los extremos y para que esté cerca de mi en los momentos más intensos; para todo esto siempre, siempre, mejor una mujer.

Gracias a todas.

lamadriddiario@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .