Conciencia social

Creo que va implícito en nuestro carácter la dualidad en cuanto a comportamientos sociales; las dos Españas, las dos Cantabrias, las dos sociedades. Me refiero a la conciencia social en estos nuevos tiempos que nos toca vivir, en donde unos estamos concienciados con el respeto hacia la salud del otro (sabiendo todo lo que ya sabemos sobre el COVID-19) y otros ignorando activamente sus posibles consecuencias.

Tenemos que convencernos de que el mundo, nuestro mundo, no va a ser igual al de antes del virus. La relación social, en todas sus manifestaciones, va a ser diferente; el modo de saludarnos, de convivir, el ocio, el deporte, pasear o tomar unas cañas. Ojalá que pueda llegar el momento en que recuperemos la ansiada normalidad, pero siempre será distinta de la que tuvimos meses atrás.

A ciencia cierta nadie sabe sobre su situación con respecto al virus: si lo llevamos puesto, si somos transmisores, si somos inmunes o si lo fuimos y ya no lo somos. Tampoco sabemos nuestro grado de resistencia al virus, con independencia de que el mejor modo de resistirle, salvo que seamos población de riesgo por edad o salud, es creyendo que podemos resistirle. Nuestra mente nos puede hacer fuertes o débiles, en la mayor parte de los casos sólo depende de nosotros mismos. Aunque no es menos cierto que, estando como estamos, con contagios, muertes, lutos, ausencias y dolores por los ausentes, no es de recibo que no respetemos las medidas de prevención; tendríamos que exagerarlas en beneficio de los demás; ser todo lo distantes y precavidos que podamos en beneficio del otro. Puedes estar convencido de que esto del virus no va contigo, pero llevar una mascarilla por la calle es un ejemplo de respeto hacia los demás. Si no llevas mascarilla y estás cerca de otra u otras personas, ajenas a tu entorno familiar, hablar cerca de otros, respirar a su lado es, casi, casi, como escupirle a la cara; puede llegar a tener el mismo efecto.

Paseando por nuestras calles, en estos días, tengo la sensación de que quien no lleva mascarilla es un modo de transmitir, además de virus, el descreimiento de lo que este simple acto de abandono puede provocar y, sobre todo, parece una expresión de ir “sobrado” por la vida, como diciendo: “Yo no necesito esas tonterías en mi cara y que además me incomodan y me hacen parecer débil”. Por cierto, en esos mismos paseos, las mascarillas pasean cinco veces más en las caras de ellas que en las de ellos. Está claro que nuestras mujeres son mucho más valiosas, cuidan y se cuidan más de sí mismas. Quizá saben, mejor que nosotros, que la fortaleza está en el interior y que las mentes bien amuebladas han de preservarse mejor. Tu salud se preserva no invadiendo la de los demás… y el virus lo sabe.

Quizá sea una cuestión de inconsciencia, en algunos casos. Es como las ondas de radio o de teléfono, como el mismo aire, que no vemos y está presente en todo lo que nos rodea, pero no somos conscientes de su existencia. Quizá sea una cuestión de hábito, de que siempre nos hemos relacionado socialmente del mismo modo, a cara y manos descubiertas, con el abrazo preparado para entregárselo a otros. Quizá sea que no entendemos que el virus puede estar dentro de nosotros y que con un simple estornudo, con una bocanada de aire, se lo podemos transmitir a personas que no tienen la misma resistencia que nosotros. Pero lo que es indiscutible es que todos sabemos de su existencia, de su letalidad, de que nadie sabe a ciencia cierta si es o no inmune a sus efectos y, mientras conviva con nosotros, debemos protegernos para proteger a otros. La solidaridad más valiosa, además de la económica, sanitaria o alimenticia, es la de impedir el contagio con los medios que tenemos a nuestro alcance. Venceremos al virus y eso sólo dependerá de nosotros mismos.

lamadriddiario@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .