Capirotes, Pinochos y Maquiavelos

Verá, esto ya es un hartazgo tan flagrante, en el que nos tiene sumido nuestro actual desgobierno, que no puedo evitar referirme a ello. Quiero que se entienda que no estoy hablando de política, es una asignatura que nunca me ha gustado estudiar. Me estoy refiriendo a la gestión de la crisis del COVID y a las maniobras orquestales en la oscuridad a las que nos está sometiendo este desgobierno. Tenía otro título para el artículo y era: Ineptitud, mentiras y manipulaciones pues, en definitiva, es lo mismo visto en genérico.

Los tontos de capirote son los que ignoran tanto lo que saben como lo que no saben. Hemos estado y seguimos estando dirigidos por políticos y no por profesionales de la gestión. Los decretos los publican los que tienen la sartén por el mango, gracias a que un puñetero día emitimos un voto que fue soberano y que garantizó todo tipo de impunidad para hacer y deshacer al antojo del elegido. Con la particularidad de que lo que se votó no tiene nada que ver con lo que ahora está sucediendo; es como comprar un objeto que con el tiempo se va transformando y cambia el sentido de lo comprado. Se entiende por tonta a la persona necia e incapaz, con falta de entendimiento y razón. Qué más se puede decir sobre las decisiones, los cambios de rumbo, las ineficiencias en las compras de material sanitario, la incapacidad para predecir lo que iba a suceder y adelantarse a las circunstancias. Y no vale decir que “era muy difícil”, para eso están donde están y se les paga por ello.

Los Pinochos son los mentirosos y no hay libro, manejable, que soporte la relación completa de todas las mentiras, las medias verdades, los ocultamientos, las falsedades que nos han ido dosificando a lo largo de esta cuarentena de cien días. Las hemerotecas están para eso, para identificar a los digos y a los Diegos. Muchas de las mentiras han nacido de las ineficiencias cometidas que, no sé muy bien porqué, no se pueden reconocer públicamente, hay que taparlas, vengan como vengan.

Pero lo que realmente es más deleznable es la manipulación, la actuación maquiavélica con cortinas de humo, pactos a escondidas, lanzamiento de globos sonda, acuerdos por la espalda (de todos los españoles) y casamientos de interés, del propio interés de quien instiga esas uniones en beneficio propio. Y ¿cuál es ese beneficio?: La continuidad en el poder, el seguir disponiendo del bastón de mando del sillón y del BOE. Es como si para conseguir el cielo se estuviera dispuesto a pactar con el diablo y además, dentro de toda la tramoya política obscurantista, del medievo más rancio y mostrando a la sociedad, como hiciera Platón con su caverna, las imágenes distorsionadas de lo que se desea que se vea.

No pretendo adoctrinar a nadie, Dios me libre, lo único que deseo es que no insulten nuestra inteligencia los Capirotes, Pinochos y Maquiavelos.

lamadriddiario@gmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .