El camino

Desde que nacemos a la vida nos marcamos objetivos a cumplir. Ya con el primer llanto pretendemos satisfacer hambre, frío y desolación por dejar el seno materno, el estrés que sentimos. El arrope, el alimento o el contacto con la piel de la madre nos satisfacen. Callamos y sentimos haber cumplido el objetivo que el [...]

Anuncios